Si algunos de ustedes, jóvenes emprendedores, piensan en su propio negocio como franquiciados, es importante saber las preguntas correctas para conseguir todos los detalles que os permitan tomar una decisión informada.

Conviene informarse a fondo sobre su franquiciado y entender bien la ayuda que pueden recibir de él, antes de firmar cualquier acuerdo.

Junto con su asesor o su abogado, deben estudiar todos los documentos de la licencia, y verificar si las condiciones son justas y equitativas.

Deben sentirse convencidos, satisfechos y seguros, antes de firmar el documento fundamental: El Contrato de Franquicia.

  • Verifiquen que tienen derechos exclusivos claros sobre el territorio que se haya determinado, para evitar cualquier riesgo de que otro franquiciado cercano pueda actuar en el área de vuestra responsabilidad.
  • ¿Qué sucederá si queréis por cualquier motivo dar por terminado el contrato? ¿Hay penalizaciones implicadas? ¿Son aceptables?
  • ¿Hay requisitos dentro de su contrato que pueden animarlos a engancharse a prácticas cuestionables?
  • ¿Cuántos años lleva su franquiciador en el negocio, y cuántos otros franquiciados tiene en operación?
  • ¿Contarán con su formación, entrenamiento y ayuda ante cualquier emergencia?
  • ¿Hará el franquiciador o su personal de campo una serie de visitas programadas a través del año a su unidad operativa?
  • ¿Están seguros de haber sabido analizar todas las cifras lanzadas por el franquiciador?
  • ¿Qué reputación tiene la franquicia dentro de la comunidad empresarial?
  • ¿Han hablado con otros franquiciados para ver cómo se sienten de satisfechos de haber invertido en esta franquicia?
  • ¿Cuánto dinero les piden por comprar la licencia? ¿Consideran que lo que les proporcionan vale lo que piden?
  • ¿El franquiciador ha sido selectivo al reclutar otros franquiciados? Asegúrense de que todos están haciendo su parte para mantener adecuadamente los estándares de la marca.

 

Fuente: empresadehoy.com