El acto de emprender es un término que en los últimos años se ha puesto de moda, siendo así que se ha convertido en un suceso que permite llevar una vida combinada con lo que nos gusta y el trabajo.

Actualmente, la era del empleo como siempre la habíamos conocido ya no existe como tal, no hay un número considerable de puestos disponibles, es por esta razón que la sociedad se ha visto en la necesidad de llevar a cabo sus ideas de negocio, existe ese impulso del ser humano de progresar y desarrollar ideas, dando nuevos valores a la sociedad y al progreso de un país.

En muchos casos encontramos como el gobierno está incitando a la sociedad para que tomen el camino del emprendimiento; incubadoras de emprendedores, fondos de capital semilla, préstamos para emprendedores, programas institucionales de apoyo al emprendedor e incluso cursos formativos para ser un emprendedor; son muchas de las ayudas y/o alternativas que hoy en día existen por parte del gobierno y entidades que quieren apoyar nuevas ideas.

Indiscutiblemente, aquellas personas que desean emprender se van por la opción más recurrida, la cual es crear una empresa desde cero con su propia idea (accediendo a las ayudas anteriormente mencionadas), una opción que no es arriesgada, le da la posibilidad de trabajar para usted mismo, crecer y además dejar un legado o un ejemplo para la sociedad.

Sin embargo, no es fácil hallar una idea de negocio rentable con un grado de inversión alto en poco tiempo. Es por esto que usted como emprendedor tiene otra disyuntiva: El modelo de negocio de Franquicias.

¿Por qué emprender con el sistema de franquicias? En este caso el modelo es una excelente oportunidad de negocio, vanguardista y con posibilidades de éxito aseguradas.

Una franquicia, además de ser un modelo aprobado, cuenta con el conocimiento y la experiencia del mercado y valor de marca. A pesar de la crisis económica que pueda estar pasando en el momento, sigue creciendo cada año demostrando su capacidad de rentabilidad.

De modo que el emprendedor que opte por iniciar bajo el esquema de franquicias contará con una serie de ventajas que marcaran la diferencia en comparación a  un negocio que inicia de cero.  Para ilustrar mejor, tendrá la posibilidad de saber cuánto va a invertir, los gastos que va a afrontar mensualmente,  dispondrá del apoyo de otras personas con experiencia en el sector en diferentes áreas (marketing, ventas, expansión, publicidad), formara parte de una empresa y trabajara con una marca posicionada,  tendrá el respaldo de una organización para el desarrollo de nuevos productos o servicios, y lo más importante la franquicia estará continuamente en expansión.

En definitiva, una franquicia le permite aprovechar la imagen de una gran empresa, en muchos casos internacional, siendo su propio jefe y además puede trabajar con cualquier  sector que más le llame la atención.  (Moda, enseñanza y formación, deportes, alimentación, estética, doméstica, hostelería, entre otras).

Por: Adriana Rivera.

 

Fuente: riverafranquicias.com