En el mundo de los negocios es importante diseñar una estrategia de promoción adecuada. Todos buscan cautivar, crear valor, hacerse indelebles en la mente del consumidor. Viralizarse. Su impacto, sin embargo, tiene un límite.

Las crisis actuales presentan desafíos para las marcas. Precisamente, el co-branding se presenta como una opción viable que ofrece un modelo win-to-win. ¿Pero en qué consiste exactamente?

 

Doble combo

El co-branding es una estrategia de marketing aplicada para hacer que los usuarios de una marca presten atención a otra, y viceversa. Es básicamente una relación simbiótica en la que ambas salen ganando.

Digamos que soy Adidas y quiero anunciar una colección de prendas deportivas con Oysho. Si genero una campaña de co-branding, ambas marcas resultarán beneficiadas: tendrán visibilidad mutua y aumentarán su valor. Dos son mejor que una.

 

Estrategias claras

Si quieres vincularte con otra marca para realizar campañas de co-branding, es bueno conocer cuál es el tipo de alianza que más te conviene. Existen campañas donde una marca ocupa el rol principal y la otra es invitada. En otras puedes vincularte a un personaje conocido para que apoye tu negocio.

Será indispensable que desarrolles una planeación estratégica. ¿Cuáles son los objetivos comunes? ¿Tienen el mismo target? ¿Existe similitud entre los aliados? Si las respuestas son dispares, no es recomendable desarrollar co-branding con esa marca, ya que los resultados podrían resultar fallidos. Se trata de compartir el mismo espacio con servicios que se puedan complementar entre sí. Recuerda que la unión hace la fuerza.

 

Fuente: mifranquiciaexitosa.com