Las empresas deben utilizar esta aplicación con cierta cautela, ya que es fácil que la familiaridad que ha creado un servicio como WhatsApp lleve a cometer ciertos errores que las compañías no se pueden permitir.

1. Enviar mensajes sin permiso de los clientes: Comparte datos con quienes previamente consintieron el envío de información sobre tus productos o servicios a través de este canal de comunicación.

2. Usar el número personal para el WhatsApp de tu empresa: El objetivo es compartir solo contenido relacionado con la empresa, además de tener un horario establecido y políticas de atención al consumidor. Evita compartir memes, videos, chistes o contenido que son de uso estrictamente personal.

3. Operar tú mismo este canal de comunicación si no tienes experiencia o tiempo suficiente: Contrata a alguien con experiencia que se encargue de gestionarlo o adquiere un software especializado en atención a clientes a través de WhatsApp Business.

4. Contestar a los mensajes a través del Smartphone: Cuando el volumen de mensajes es considerable, se recomienda usar WhatsApp Web en un ordenador. Esto permitirá escribir mensajes más rápidos y sin errores ortográficos.

5. Saturar de mensajes y hacerlo fuera de horarios comerciales: Para objetivos de comunicación con clientes se sugiere enviar mensajes en horarios laborales y con frecuencias establecidas para evitar la saturación.

6. Contestar mensajes sin preparación ni metodología: Es necesario contar con un guion que estandarice la atención que se quiera brindar, una batería de preguntas y respuestas frecuentes, y procesos para la resolución de quejas.

7. Enviar extensos mensajes que solo tienen texto: Recomendamos compartir videos cortos e imágenes con poco texto; el objetivo es que los clientes reciban tu información sin tanto esfuerzo y dedicación.

8. Usarlo exclusivamente como herramienta de ventas: Recuerda que si decidieron dar su número telefónico es porque ya previamente adquirieron tu producto o servicio, por lo que intentar vender debería ser la última opción.

 

Fuente: muypymes.com