¿Alguna vez te han preguntado si tu negocio puede ser franquicia? Si la respuesta es sí entonces es probable que se te haya pasado por la cabeza franquiciar.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
1. Competencia: Es necesario conocer a tu competencia, sus valores diferenciales y la razón de su éxito a fin de poder determinar su tu concepto puede superar dicha competencia y posicionarte como líder en el mercado.

2. Valores/servicios diferenciales: El valor diferente puede residir en el producto, en el servicio, en el trato al cliente, en el proceso, en los elementos decorativos, en la imagen de marca… Si tus clientes no valoran tu diferencia, no franquicies.

3. Innovación: Para poder franquiciar tu negocio tiene que tener algún valor innovador así como tener visión innovadora para adaptarse a las nuevas circunstancias. Si no eres innovador, será mejor que no franquicies.

4. Experiencia: Tus futuros franquiciados valorarán el ‘know how’ de tu negocio en el que tu experiencia como empresario de éxito es de vital importancia.

5. Negocio contrastado: Tu negocio tiene que haber sido contrastado por algunos años de actividad en los que debe experimentar éxito empresarial. Si tu negocio todavía está en crecimiento, ten paciencia y espera un poco más para franquiciar.

6. Registro de marca: Necesitas tener una marca registrada a nivel nacional, para poder hacer uso de ella en donde quieras expandirte.

7. Reconocimiento de marca: ¿Tu marca es reconocida en el mercado no solo en tu ámbito local? Si es así es probable que puedas franquiciar y replicar tu modelo de negocio a otras zonas geográficas.

 

Para saber si puedes franquiciar tienes que observar e investigar lo que hay en el mercado, lo que tú tienes y lo que puedes ofrecer a los clientes.

 

Fuente: mundofranquicia.com