El tiempo pasa, y con él viene el envejecimiento, es decir, los objetos se van volviendo obsoletos, las personas envejecen y, por supuesto, las marcas no son la excepción, también envejecen con el paso del tiempo.

Sin embargo, la dificultad radica en identificar cuándo nuestra marca está envejeciendo, pues solo teniendo esta claridad es posible actuar. A veces el día a día nos demanda tanto de nuestro esfuerzo que olvidamos hacer los altos en el camino para revisar holísticamente la estrategia de branding.

O bien, en ocasiones, aunque hagamos las pausas necesarias para revisar estratégicamente la marca, no vemos que ésta envejece, pues es tanta la cotidianidad del brand manager con la misma, que casi que la marca se vuelve paisaje para sus ojos y no le es fácil reconocer cuando ésta empieza a estar añosa.

A continuación, listaremos algunos síntomas que pueden indicar el envejecimiento de una marca:

  • El consumidor de la marca comienza a envejecer, es decir, quien antes nos compraba era quizá una persona joven y hoy, quien lo hace son los adultos mayores, personas maduras o hasta miembros de la tercera edad.
  • Las marcas competidoras están desapareciendo del mercado, y las que quedan en la categoría quizá decrezcan.
  • Llegan cada vez más competidores a la plaza, y éstos ofrecen mejores condiciones que la marca que tenemos a cargo.
  • Cuando se observa el look and feel de la imagen de la marca se identifican patrones de belleza de épocas pasadas.
  • Las innovaciones en producto, servicio y procesos de la marca son cada vez más lentas y se dejan de dar noticias en el mercado.
  • Se pierde la efectividad y la creatividad en las estrategias de comunicación.

 

Recomendamos reflexionar acerca de los seis puntos anteriores, pues si se cumplen varios de ellos, podría ser que tu marca está envejeciendo y sea un buen momento para actuar y renovarla.

 

Fuente: expertosenmarca.com